miércoles

Tiñana: sabor a sidra

Tiñana, vista parcialTiñana es una parroquia del concejo de Siero, situada a unos nueve kilómetros de La Pola, que aúna la actividad industrial  localizada a ambos márgenes de la antigua carretera de Santander, con un escenario rural, dominado por praderías, bosquetes de castaños y pomaradas, que predomina en el resto de su territorio. De ahí que el visitante que haya tomado el acceso  en  la rotonda situada en el borde de la autovía del Cantábrico pasará, en tan sólo unos centenares de metros, de las naves de hormigón al verde follaje de los manzanos; al sabroso perfume de los pomares; al delicioso sabor de la sidra.
De hecho, en cuanto tienes a la vista el puente que salva las aguas del río Nora la manzana ya reclama todo el protagonismo, bien en forma de plantaciones –las tradicionales con árboles de gran porte o las más modernas en eje vertical y por calles– o de llagares, donde con mucha ciencia y algo de paciencia pasa a convertirse en refrescante y sabrosa sidra. 

Tiñana, pomarada
Los llagares que encontramos en el camino atesoran el buen hacer de las gentes de la parroquia, que de producción de sidra saben bastante, no en vano llevan varios siglos haciéndolo (al menos desde mediados del siglo XVIII, según documentación acreditada) y contaron con formación y tecnología, pues aquí estuvo localizada la Estación Pomológica dependiente de la Dirección General de Agricultura del Ministerio de Fomento. Esta instalación experimental, inaugurada en 1911, se puso en marcha para satisfacer la demanda de los productores, interesados en conocer los últimos adelantos en materia de producción de manzana y fabricación de sidra.

Tiñana, Llagar Viuda de Palacio Tiñana, Llagar de Juanín
Y todo ese saber se conserva aquí, en los llagares de la parroquia. Algunos (Viuda de Palacio, Juanín, Muñiz, Fanjul) los encuentra el visitante al borde de la carretera; los otros no quedan lejos (Quelo, en Fueyo; Llagar Fonciello, en Fonciello; y Choro, en Meres). En total son siete, lo cual no está nada mal para una población  de unos mil habitantes.

Tiñana, Llagar Muñiz Tiñana, Llagar Fanjul
Llegados a este punto conviene aclarar que, según el Nomenclátor Geográfico Nacional, la parroquia de Tiñana comprende las siguientes poblaciones: Fonciello, Fozana, Fueyo, Meres,  San Juan del Obispo y Urbanización Palacio de Meres/Fontemera; también que, al decir de algunos organismos oficiales, no existe ningún lugar  que reciba oficialmente el nombre de Tiñana, por más que la memoria colectiva (también los indicadores que se encuentran en la carretera), señalen con ese nombre a la zona situada en las inmediaciones de la iglesia parroquial. 

Tiñana, Casa Pin
Allí la carretera se ensancha conformando una especie de plaza. En dos de sus laterales se alzan sendos locales destinados a la hostelería que atesoran parte de la historia de la parroquia pues llevan varias décadas en pie. Uno de ellos desempeñó durante los años treinta del pasado siglo funciones de tienda-bar, de esas que tanto abundaban por la región y que servía tanto para taberna como para el abastecimiento de comestibles. Por entonces era conocida como La Casa de Cándida, en referencia a Cándida Arango Fanjul que la regentaba en aquellos años. Pasó luego a su prima Amor Villa Fanjul quien, junto a su marido José Cimadevilla, la convirtieron en la afamada casa de comidas conocida como Casa Pin el de Amor.

Tiñana, iglesia parroquial Siero, Tiñana, iglesia parroquial
A la derecha del ensanche se encuentra el Campo de la iglesia, una zona arbolada en la cual se ubica la casa natal de  Ramón Martínez Vigil, rector que fue de la Universidad de Manila (1868-1876) y obispo de Oviedo (1884-1904). A poca distancia se alza la parroquial de Santa María, cuya historia se remonta, al menos, a mediados del siglo IX, cuando Alfonso III la dona con todas sus dependencias a la catedral de Santiago. Bien es verdad que su aspecto ha sufrido más de un retoque y el que ahora contempla el visitante es producto de la última reconstrucción llevada a cabo tras haber sido destruida en la guerra civil. La nueva edificación, que conserva algunos elementos decorativos de la primitiva traza románica, fue inaugurada en 1942, aunque las obras se dieron por rematadas años más tarde, y nos muestra el aspecto de las iglesias rurales asturianas del siglo XVII: cuerpo rectangular, nave elevada, sacristía adosada, pórtico lateral con pequeñas arcadas y una bella portada abocinada con tres arquivoltas.

Siero, Tiñana, El Llagarón
Si seguimos la carretera que bordea la iglesia por su lado meridional llegaremos a un desvío donde se encuentra El Llagarón, edificación centenaria puesta en pie en los inicios del siglo XX por José María Alonso para la producción industrial de sidra. Venía a sumarse a otros existentes por entonces: el de Cornelio Muñiz Vallina, en Fozana de Abajo, o el de Juan Palacio Fernández, situado en Fozana de Arriba  y conocido como el de Juanín de doña Juana. Buena parte de los llagares  actualmente en funcionamiento están regentados por sus descendientes habiendo contribuido en gran medida al prestigio alcanzado por la sidra producida en Tiñana.

Siero, Tiñana, vivienda Siero, Tiñana, vivienda
El escenario rural de Tiñana, impregnado de manzana y de sidra, se encuentra salpicado de algunas casonas de buen porte, como las que podemos encontrar en las proximidades de El Llagaron. Otras más encontraremos a lo largo de  nuestro paseo.

Si en la desviación continuamos en dirección a Fozana, llegaremos hasta la conocida como Casa Baiña, conjunto integrado por la casona (con balcones volados, escalera de piedra), la capilla y panera de ocho pegollos, cuya fecha de construcción data de 1890 como así consta en el grabado allí existente.

Tiñana, Casona Palacio
Tiñana, Casona Palacio, panera Tiñana, Casona Palacio,ermita
Claro está que si de casas de buen porte hablamos,  no podemos dejar de mencionar el Palacio de Meres,  solar originario de los Argüelles de Meres, linaje que habiendo tenido gran trascendencia en la vida de la parroquia a través de los siglos, también la tuvo en lo que a producción de sidra se refiere, pues consta que ya en el siglo XVIII Ramón Argüelles Quiñones, por entonces titular de la Casa de Meres, poseía un llagar para la producción industrial de sidra.  

Tiñana, Palacio de Meres
Tiñana, Palacio de Meres Tiñana, Palacio de Meres

Dependiendo de la posibilidad de que esté abierto para la celebración de algún acto social, quizás tengamos ocasión a la bajada, camino de la glorieta, de visitar el palacio que, por ser de propiedad privada, no suele estar abierto al público. Sería la manera perfecta de culminar esta visita a uno de los lugares más emblemáticos de los que figuran en el mapa de la sidra asturiana.

========================


========================

Propuestas anteriores:

Otros lugares de interés

======================================================================== Google

Ascensión al Ferreirúa

foto del pico Ferreirúa El pico Ferreirúa se encuentra al sur del concejo de Teverga, en la divisoria entre Asturias y León. Su cima se sitúa cerca de los dos mil metros de altura (exactamente son 1983 m), convirtiéndose de esta manera en una atalaya excelente para disfrutar a vista de pájaro tanto de la zona de La Babia que se extiende hacia el sur, como del valle de Teverga, que lo hace por el norte, con el hayedo de Monte Grande a sus pies; sin olvidarnos de la posibilidad de contemplar un buen tramo de cordillera, coronada por emblemáticos picos como Peña Rueda, los Fontanes o las Ubiñas. Por si fuera poco, el Ferreirúa cuenta con una ventaja con respecto a otros picos asturianos de altura similar, y es la de su cercanía con el puerto de Ventana, situado a 1587 metros de altura: esto significa que la cima de nuestro objetivo se encuentra a menos de cuatrocientos metros de desnivel desde la partida, lo cual convierte esta ascensión en mucho más accesible. Así que habrá que aprovecharlo. Y a ello vamos.

Características
  • Tipo: lineal
  • Dificultad: ▲▲▲▲▲
  • Desnivel: 400 metros
  • Distancia:  alrededor de 7´5 kilómetros
  • Duración: unas cuatro horas

Situación y distancias


Distancias por carretera a La Plaza, capital del concejo de Teverga,

Teverga, situación y distancias
Pulsa en la imagen para aumentar su tamaño


Cómo llegar al punto de partida
Teverga, puerto Ventana, inicio de la ruta al pico Ferreirúa
Iniciamos la ruta en el puerto de Ventana, situado a unos veintiún kilómetros de la capital del concejo, distancia que recorreremos en unos veinticinco minutos por la carretera AS-228.  Una vez allí, podremos estacionar el vehículo en una zona que encontraremos a la izquierda, en el inicio de la pista que conduce a Ricabo o, lo que es lo mismo, en el inicio del antiguo Camín Real que unía las tierras leonesas con Oviedo, ruta muy frecuentada durante la Edad Media, y que, según se dice, fue la utilizada para traer a Asturias las Reliquias del Arca Santa que actualmente se conservan en la Cámara Santa de la Catedral de Oviedo. Pero ésa es otra historia.
Lo que toca ahora es echar un vistazo a cuanto nos rodea, así iremos preparando nuestros ojos para todo lo que nos deparará la ascensión que vamos a iniciar.

Teverga, ascensión al Ferreirúa, loma inicial
Si, tras disfrutar de las vistas panorámicas que desde el mismo puerto se observan, echamos una mirada hacia el oeste encontraremos una loma: ése será el primer escollo que debemos superar y lo haremos por cualquiera de los senderos que se dibujan en la ladera.

Teverga, ascensión al pico Ferreirúa, vista del cordal de ascenso
Tras la inicial subida, libre el horizonte de pantallas, podemos observar el perfil de la cordal con tres cumbres: pico El Cuervo, Las Lombas y el pico Ferreirúa, nuestra meta.

Teverga, ascensión al pico Ferreirúa, vista de Fresnedo y La Estrechura
Bien es verdad que no hay que esperar a llegar a lo más alto para deleitarnos con las impresionantes panorámicas que nos regala la ascensión: mirando al norte contemplamos todo el valle de Teverga, el desfiladero de La Estrechura, Fresnedo (Fresnéu) colgado en el cordal de Sobia...

Teverga, ascensión al pico Ferreirúa, vista del valle de Teverga Teverga, ascensión al pico Ferreirúa, vista del valle de Laciana Al alcanzar la cumbre del pico El Cuervo (1761 m), las posibilidades de disfrutar aumentan pues no sólo lo haremos con nuevas perspectivas del concejo tevergano, sino que también lo haremos con las preciosas vistas del valle leonés de Laciana.

Teverga, ascensión al pico Ferreirúa, vista del pico
Descendemos hacia un collado, desde el cual iniciaremos una nueva subida hacia lo más alto de Las Lombas (1828 m).  Una nueva bajada... ¡El Ferreirúa ya se ve más cerca!

Teverga, ascensión al pico Ferreirúa, vista de los Fontanes y las Ubiñas
Al echar la vista atrás camino de la cumbre, contemplamos el camino que ya hemos recorrido. Como telón de fondo la silueta majestuosa de los Fontanes y las Ubiñas.

Teverga, ascensión al pico Ferreirúa, la cima
En la cima del Ferreirúa no hay vértice geodésico alguno, ni buzón de cumbres, tan «sólo» vistas. Preciosas panorámicas desde casi dos mil metros de altura. Toca disfrutar y disfrutar.

Teverga, ascensión al pico Ferreirúa, vista de la sierra del Aramo Teverga, ascensión al pico Ferreirúa, vista del Gamoniteiro
Teverga, ascensión al pico Ferreirúa, vista de los Huertos del Diablo
El disfrute no termina en la cima. Durante el descenso seguimos haciéndolo: la sierra del Aramo, el inconfundible Gamoniteiro, la zona de Peña Rueda y los Huertos del Diablo...

========================



========================

Últimas rutas publicadas:


========================

lunes

Casa Segundo

Gijón, Casa Segundo, exteriorCasa Segundo es una de las referencias gastronómicas de la zona rural gijonesa. Forma parte de esa lista que se suele recitar cuando a alguien se le ocurre ir a un merendero. Y es que, a poco que el tiempo acompañe, muchos son los  que deciden ejercitar esta costumbre tan arraigada en la región: comer al aire libre, en familia o con un grupo de amigos, unas sabrosas raciones acompañadas de buena sidra.

Es entonces cuando a uno se le viene a la memoria Casa Segundo, pues tiene todo lo necesario: cercanía, buena situación, unas mesas situadas en plena pomarada, sugerentes platos para compartir y sidra natural de elaboración propia.


logo casa comidas
  
Casa Segundo  
Camino de Las Quintas, 231
Cefontes (Cabueñes), Gijón  (ver mapa)
Teléfono: 985 333 632



Aunque la casa cuenta con un comedor que suelen llenar los incondicionales del lugar, esos que allí acuden en invierno y en verano a degustar alguno de los platos de su reducida pero contrastada carta: la afamada Fabada, el Cordero guisado, los Callos, el Filete de hígado de ternera al ajillo o la Carne guisada, nosotros preferimos la parte de atrás.

Gijón, Casa Segundo, comedor Gijón, Casa Segundo, Carne guisada

Detrás del edificio está la pomarada, los manzanos de los que se nutren para elaborar su sidra. Y allí se encuentra el merendero con sus mesas de obra o de madera ancladas en el verde prado: escenario perfecto para que el disfrute sea completo.

Gijón, Casa Segundo, merendero
Una vez acomodados, es hora de decidir qué comer. No puede faltar la tortilla de patata, si es que no estamos en fin de semana, pues ni el sábado ni el domingo la preparan; tampoco las croquetas, crujientes por fuera y cremosas por dentro, con tropiezos de jamón; ni los calamares fritos

Gijón, Casa Segundo, Croquetas caseras
¡Ah! El poder evocador de las imágenes. Vemos las fotografías y evocamos las sensaciones. Es como disfrutar dos veces: entonces, cuando las paladeamos a la sombra de un manzano, y ahora que las estamos viendo.

Gijón, Casa Segundo, Calamares fritos

Volviendo a la lista que podemos continuar con una ración de Anchoas con queso y pimientos o Chorizo a la sidra (uno, como aparece en la fotografía, o más de uno).  Ni que decir tiene que también podemos aventurarnos con otros platos que pudiéramos considerar más apropiados para el comedor, como la Carne guisada o el Jamón asado

Gijón, Casa Segundo, Chorizo a la sidra Gijón, Casa Segundo, sidra propia
Bueno,  con la lista preparada lo que toca ahora es acercarnos hasta el mostrador y realizar el encargo, pues, por si alguien no lo sabe todavía, el sistema que rige en los merenderos es el de autoservicio. Así que encargamos nuestra comida y poco tiempo después, algo así como diez minutos, regresamos y nos la llevamos en una bandeja a nuestra mesa, sin olvidarnos de llevar alguna que otra botella de Sidra Segundo, la de la casa.

========================

OTROS ENLACES REFERIDOS A GASTRONOMÍA



===========================================

martes

Pajares

Lena, Pajares, vista generalPajares es una villa del concejo de Lena, que sabe mucho de viajes y caminantes. No en vano está situada a pocos kilómetros del puerto del mismo nombre, uno de los pasos más utilizados entre Asturias y León. Desde antiguo han usado ese punto estratégico los carreteros con sus mercaderías; también los peregrinos que, como desvío obligado del Camino, acudían a la catedral de San Salvador en Oviedo («quien va a Santiago y no al Salvador, visita al criado y deja al Señor»).
Para unos y para otros Pajares era lugar de referencia, parada obligada,  en la inclemente travesía, pues allí encontraban fondas y mesones, incluso un hospital de peregrinos, que contaba con servicios de hospedaje y atención. 

Lena, Puerto de Pajares, parador Lena, Puerto de Pajares, túnel
Unos kilómetros más arriba se encuentra el puerto: lugar de extraordinaria belleza dominado por el recortado perfil de colosales montañas, entre las que destaca el macizo de las Ubiñas. Desde el alto también se puede observar algún que otro túnel de los que atraviesa el sinuoso itinerario del ferrocarril. Bellos parajes que nos brindan los casi mil cuatrocientos metros de altura del lugar,  los mismos que explican los largos inviernos que nutren las verdes laderas y los casi perpetuos neveros, por más que se diga que los de ahora no son los más crudos que se recuerdan.

Lena, Puerto de Pajares, vista hacia el oeste

Frío más o menos intenso, densas nieblas, nevadas o ventiscas: ése es el escenario que en los largos inviernos de la Cordillera se pueden encontrar quienes franquean la famosa puerta que une las tierras leonesas y asturianas. Si las inclemencias del tiempo pueden deparar grandes dificultades al transeúnte contemporáneo, qué no sucedería a quienes en el pasado se aventuraban a transitar por estos parajes a pie, en carreta o lomos de una caballería.

Lena, Pajares, vista carretera Lena, Pajares, casas al borde de la carretera
Era entonces, en los momentos en que más arrecia el temporal, cuando la villa de Pajares se convertía en providencial refugio para el viajero, parada y fonda obligada hasta que la tormenta amainara y el camino quedara de nuevo abierto.
De esta secular dedicación a cuantos por aquí pasaban —primero por el camino, más tarde por la carretera— han quedado huellas bien visibles en el caserío, pues consta que algunos de los edificios que hoy se mantienen en pie sirvieron en otro tiempo para dar cobijo al transeúnte.

Lena, Pajares, hórreo
Hoy, que ya no es obligado el paso por el puerto al existir una autopista alternativa, la villa de Pajares sigue siendo un lugar de recomendable parada, pues el que tan sólo la atraviesa, subiendo o bajando por la carretera, por muchas veces que lo haya hecho, no habrá tenido ocasión de disfrutar con sosiego de lo que en sus calles se halla y desde sus calles se divisa.

Lena, Pajares, arquitectura popular Lena, Pajares, arquitectura popular
Pues aunque en su calle más transitada se encuentran algunos edificios singulares como el conocido como El Portalgo (lugar donde se cobraba el impuesto o portazgo que gravaba el tránsito de mercancías), otros hay no menos interesantes en las calles paralelas.  

Lena, Pajares, vivienda Lena,Pajares,Casa de los Pidal
De hecho es en el conjunto de las bien conservadas viviendas donde se encuentra el principal atractivo de la villa. Los más son edificios de  pétreas fachadas y buen porte. Uno hay que merece mayor detenimiento:  es el conocido como Casa de los Pidal, vivienda que fue de la familia integrada por Juan Menéndez —magistrado y natural del mismo Pajares—, de Ramona Pidal —originaria de Villaviciosa e integrante de la conocida e influyente saga— y de sus tres hijos: Luis —afamado y laureado pintor, miembro de la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando—, Juan —prestigioso historiador que fue director del Archivo Histórico Nacional, al tiempo que periodista y poeta lírico—  y Ramón  —catedrático de Filología Románica de la Universidad de Madrid,  miembro de la Generación del 98, director de la Real Academia y reputado medievalista—. Aunque, por los cambios de residencia a que obligaban los destinos del padre,  no todos los hijos nacieron en Pajares, sí que fue la casa familiar el lugar donde los Menéndez Pidal pasaron los largos veranos de su infancia y juventud, como para Ramón atestigua  la placa colocada en la fachada.  

Lena,Pajares,iglesia de San Miguel, portada Lena,Pajares,iglesia de San Miguel
Lena, Pajares, iglesia de San Miguel
No lejos de allí el paseante encuentra la iglesia parroquial de San Miguel, edificio reedificado en el año 1861 que si bien no destaca por su interés arquitectónico, sí que cuenta con una característica envidiable: la que le concede su privilegiada situación.

========================


========================
Propuestas anteriores:


Otros lugares de interés

========================================================================