domingo

Por el valle de La Barca (a caballo)

Cudillero, río Uncín El de Cudillero es un concejo de gran atractivo tanto para los asturianos como para quienes visitan nuestra región. Razones no les faltan, pues a la existencia del pixueto, dialecto del asturiano que sólo se habla en la zona, une la de ser tierra de vaqueiros, un grupo social  cuya principal actividad es la ganadería  trashumante y que ha desarrollado una cultura peculiar que hunde sus raíces en tiempos inmemoriales. Por si ello fuera poco, estas tierras han sido agraciadas por la Naturaleza, pues si al interior cuenta con alomadas montañas de suaves y verdes pendientes arboladas salpicadas de brañas, donde se alimenta libremente el ganado; en la costa se localizan una veintena de playas de muy diversas formas, algunas de ellas de belleza renombrada (Concha de Artedo, San Pedro, Aguilar, Ballina o la playa del Silencio, a la cual  hemos dedicado un artículo).

Nosotros, al igual que les sucederá a todos cuantos  hayan recorrido las diferentes rutas y senderos dibujadas en esta tierra de Cudillero, hemos disfrutado de nuestras caminatas por el concejo (véase, por ejemplo, el artículo dedicado a la Ruta de las brañas vaqueiras). No obstante, como en esto de disfrutar Asturias no hay porqué  ser cicateros, se nos ocurrió que podría ser interesante recorrer estos paisajes a lomos de un caballo. Pensamos que aunque fueran los mismos, probablemente no se sentirían de igual manera.

Cudillero, por el Valle de La Barca, vista desde el sendero
Así que nos pusimos en contacto con Jesús Puga, un enamorado de los caballos que un día, de esto hace ya más de veinte años, decidió abandonar la ciudad para venir a Lamuño y poner en marcha  Aventuras a caballo.

Aunque Jesús organiza rutas a caballo de varias jornadas recorriendo diversas zonas de Asturias (Los Oscos, el Parque Natural de Somiedo o los Picos de Europa), a nosotros, principiantes en esto de la equitación, lo que nos interesaba era algo más corto y que tuviera por escenario  las tierras del concejo de Cudillero. Jesús nos aconsejó la ruta que ahora os vamos a comentar.

Características
  • Tipo: circular
  • Dificultad: ▲▲▲▲
  • Itinerario: La Tejera - Lamuño - Artedo - San Martín de Luiña - La Tejera
  • Señalización: sin pérdida, vamos acompañados de guía
  • Desnivel: 200 metros
  • Distancia:  alrededor de 12 kilómetros
  • Duración: unas dos horas

Situación y distancias


Distancias por carretera a Cudillero, capital del concejo del mismo nombre

Pulsa en la imagen para aumentar su tamaño



Cómo llegar al punto de partida
Cudillero,Lamuño, Aventuras a caballo
Iniciamos la ruta en Lamuño, un pueblo de la parroquia de San Martín de Luiña situado a menos de siete kilómetros de  la capital del concejo, desde donde tomaremos la autovía en dirección Luarca. Saldremos en la salida 434 y antes de llegar a Lamuño (por el que luego pasaremos pero ya a caballo), giraremos a la izquierda por la CU-6 en dirección a Salamir.   Tras recorrer unos centenares de metros, justo antes del indicador de La Tejera, se abre un camino a la izquierda que nos conduce hasta las instalaciones de Aventuras a caballo.

No hay problema a la hora de estacionar el vehículo... Bueno, ya hemos llegado.

Aventuras a caballo, caballos

A los caballos se les veía bien, pastando libremente a la sombra de los pinos. De todos ellos, he aquí los que nos habrían de acompañar en la ruta: a la izquierda Sable, un caballo once años; a la derecha, Negra, una preciosa yegua cuatro años más joven. Y antes de nada es preciso decir que uno y otra se portaron estupendamente, con lo cual pudimos disfrutar sosegadamente de todo cuanto se mostraba a nuestro paso.

Cudillero, Aventuras a caballo, Sable Cudillero, Aventuras a caballo, Negra

Tras unas explicaciones básicas sobre la manera de comunicarnos con los caballos, iniciamos el recorrido a lomos de Negra y Sable. En esta ruta contamos con lo que es toda una novedad para nosotros: no tendremos que preocuparnos de mapas, señales ni brújulas, tan sólo de seguir a Sonia, una joven aunque experimentada amazona, entusiasmada con los caballos, que ha logrado lo que muchos quisieran: trabajar en algo que le apasiona.

Aventuras a caballo, Sonia

Así que, siguiendo la montura de Sonia bordeamos el área recreativa de Monte Valsera en dirección a Lamuño, un pueblo de unos doscientos habitantes que incrementa su población en época estival por varios centenares de veraneantes que hasta aquí se llegan atraídos por lo cuidado de su caserío, el verdor de sus pinares, la proximidad al mar y a la belleza de su playa: la Concha de Artedo.

Cudillero, Lamuño, vivienda Cudillero, Lamuño,panera

Precisamente en las proximidades de la Concha, tendremos ocasión de encontrarnos con el río Uncín, protagonista de buena parte de la ruta, pues es su cauce el que discurre  por el valle de La Barca, y escenario, aguas arriba, de una de las mejores etapas del recorrido.

Tras este primer encuentro con el Uncín, la ruta toma rumbo suroeste para seguir valle arriba. No tardamos en encontrarnos con la silueta del viaducto de la Concha de Artedo, una impresionante obra de ingeniería que pugna por integrarse en el paisaje, ayudada por la admiración que despiertan sus dimensiones, tanto más impresionantes cuando, al pie de sus descomunales pilares, se echa la vista arriba.

Cudillero, viaducto de la Concha de Artedo Cudillero, viaducto de la Concha de Artedo

Precisamente bajo los pilares del viaducto, tendrá lugar nuestro gratificante reencuentro con el río Uncín. En esta ocasión no sólo lo contemplamos desde la orilla, sino que nos adentramos en sus aguas. Los caballos lo agradecen: chapotean, juegan y sacian su sed. Nosotros también disfrutamos del momento..

Con la parada no se acaban las gratas sensaciones que nos proporciona el agua y  la sombra que nos ofrece el bosque de ribera, pues continuamos nuestro paseo por el cauce durante un tiempo.

No será el único. De momento, salimos del agua y continuamos valle arriba. Atravesamos Artedo y unos minutos después tendremos ocasión de adentrarnos de nuevo en el río.

Cudillero, por el cauce del río Uncín

Cudillero, por el cauce del río Uncín Cudillero, por el cauce del río Uncín Un centenar de metros después abandonamos el cauce del Uncín y nos encaminamos hacia San Martín de Luiña. En las proximidades, cruzamos la carretera que da acceso al pueblo y tomamos un camino ascendente que nos permite contemplarlo desde la altura. Distinguimos la silueta de su iglesia parroquial, en cuyo suelo, y tal como ya contamos en La catedral de los vaqueiros, ha quedado patente la separación entre xaldos, vaqueiros y forasteros.

Cudillero, San Martín de Luiña

Seguimos ascendiendo para adentrarnos en el monte Valsera, ocupado por una extensa plantación de pinares, especie ésta que pone colofón a la sucesión de masas arbóreas que hemos atravesado a lo largo del recorrido: alisos, fresnos y sauces, en las orillas del río Uncín; castaños y algún que otro roble; eucaliptos y ahora, para finalizar, este bosque de pino marítimo.

Cudillero, pinar en el monte Valsera

Al final del bosque, cortado de tajo por la autovía que tendremos que atravesar por un paso elevado, se encuentran las instalaciones de Aventuras a caballo, punto final de nuestro apasionante paseo por el valle de La Barca.
Tras despedirnos, nos viene a la cabeza esa ruta a caballo de cuatro días al Parque Natural de Somiedo: una tentación. Quizás haya que pensar en ello.


========================



========================

Últimas rutas publicadas:


========================