miércoles

Picu Pienzu

Dicen que la del Sueve es una de las más altas del mundo entre las sierras costeras, esto es, que alcanza esa destacada posición si ponemos en relación su altura y la cercanía al mar.
De esa elevada altura relativa  parecen derivarse algunas de sus otras señas de  identidad, pues en el Sueve se encuentra el mayor bosque de tejos de la Península (La Tejeda), así como el hayedo situado a menor altitud y el que está más próximo al mar   (La Biescona).
No debemos olvidarnos del asturcón, ese mítico caballo de reducido alzado,  que parece haber encontrado un futuro prometedor en los picos, laderas y majadas de esta sierra.

Si estos alicientes no fueran suficientes para acercarnos hasta el Sueve, aprovechemos esa elevada altura de la sierra para disfrutar de las excepcionales vistas que nos aguardan en  sus cotas más altas. El pico Pienzu, con sus 1159 metros de altura, se convierte en una magnífica atalaya: al norte una panorámica de la costa central y oriental; al sur, los Picos de Europa destacando sobre la línea de la cordillera.


Características
  • Tipo: ascensión
  • Itinerario: Mirador del Fito - majada de Bustacu - picu Pienzu y descenso
  • Dificultad: ▲▲▲▲▲
  • Señalización: buena
  • Distancia: 14 kilómetros
  • Desnivel: 500 metros
  • Duración aproximada: alrededor de cuatro horas y media


Situación y distancias
Pulsar en la imagen para aumentar su tamaño


Cómo llegar al punto de partida



La ruta se inicia en el mirador del Fito, en el punto más alto de la carretera que une Arriondas con Colunga (AS-260). En el lado contrario del mirador encontramos un camino ascendente (fotografía de la izquierda) que nos conduce a la cima de Piedra Redonda (623 metros). Desde allí proseguiremos por un sendero que discurre por la vertiente norte, con espléndidas vistas del litoral: en primer término la playa de la Isla; más al oeste Lastres.




Poco después el camino discurre por la vertiente meridional. Ahí al lado, Arriondas; un poco más lejos Cangas de Onís; al fondo, el macizo central de los Picos de Europa.





Transcurrida una hora más o menos de recorrido llegamos a la vega del Bustacu, una amplia pradería donde es habitual encontrar grupos de asturcones compartiendo espacio y alimento con las vacas que hasta aquí traen los ganaderos de la zona.




Desde la majada podemos observar buena parte de la ruta que nos queda por recorrer. Si hasta aquí el camino ha sido cómodo, ahora se vuelve más exigente, pues debemos ascender por un canal, empinado por momentos, pero fácil de recorrer. Tras el repecho llegamos a la majada de Mergullines, lugar desde el que algunos ya inician la ascensión. Más recomendable resulta continuar ladera arriba hasta llegar a una nueva majada (Beluenzu).



Desde aquí no queda otra cosa que, tomando como referencia la cruz que corona el Pienzu, subir zigzagueando hasta alcanzar la cumbre. No hay prisa. Si el tiempo acompaña, las vistas que nos esperan en la cima compensarán con creces el pequeño esfuerzo que nos exige este tramo final.






En ocasiones, tendremos que compartir la mismísima cumbre con algunos de los habituales del lugar...

No hay prisa. Si ya hemos disfrutado, primero con la caminata de aproximación desde el Fito, y luego con la ascensión, ahora podemos seguir haciéndolo contemplando pausadamente cada una de las miradas que nos reserva una reconfortante panorámica de trescientos sesenta grados.

El regreso suele hacerse por el mismo itinerario que seguimos a la ida. Existe también la posibilidad de bajar por La Biescona, pero en este caso debemos tener presente que el sendero finaliza unos cuatro kilómetros más abajo de donde hemos dejado el vehículo... No pasa nada, también podemos dejar la caminata por el hayedo para otra ocasión.


========================


========================
Últimas rutas publicadas:
- - - MÁS  RUTAS - - -
 ========================