domingo

Sendas de Tuilla

A los oídos de muchos, el topónimo suena a carbón, a historia viva de la minería. Alguna explotación a cielo abierto y el pozo Mosquitera II (El terrerón) estimularon la actividad económica de la zona. En los años pujantes, Tuilla llegó a tener varios miles de  habitantes y una vigorosa actividad comercial.
Luego llegó el declive, la reestructuración o reconversión de HUNOSA  Se cerró el Mosquitera y también las minas a cielo abierto, y el poblado, que nació buscando la cercanía al pozo,  mira ahora hacia el sur esperando que en las laderas de las cordales próximas crezcan los pinos, abedules, acebos, alisos y sauces que se plantaron en Braña del Río.
Y eso es precisamente lo que encontrará quien se decida a recorrer esta senda circular: un interesante paseo en el transcurso del cual el caminante podrá atisbar el pasado, el presente y, quizás también, el futuro de este valle de infinitos verdes que envuelven sus negras entrañas. 


Características
  • Tipo: circular
  • Dificultad: ▲▲▲▲▲
  • Itinerario: La Braña - La Tornera - El Ceacal - Mirador del Peruano  - Baeres  - La Braña
  • Señalización: buena
  • Sendero homologado: P.R. AS-43
  • Desnivel: unos 440 metros. 
  • Distancia: unos 12´5 kilómetros
  • Duración: de cuatro horas y media a cinco horas

Situación y distancias


Distancias por carretera a Langreo, capital del concejo del mismo nombre


Pulsa en la imagen para aumentar su tamaño


Cómo llegar al punto de partida

La ruta se inicia en la localidad de La Braña,  situada a unos siete kilómetros de la capital del concejo.  Para llegar allí tomaremos la carretera AS-323 en dirección a Tuilla, donde, a la altura de la estación de FEVE, tomaremos una desviación a la derecha debidamente señalizada la cual, tras recorrer algo menos de dos kilómetros, nos conducirá a la zona donde está ubicada la piscina (ver mapa). Allí encontraremos aparcamiento y varios indicadores de otros senderos. El que a nosotros nos interesa  (con la leyenda «PR AS 43. Picu del Ceacal») nos conduce hasta una carretera ascendente.



Giramos a la derecha y abandonamos el asfalto para adentrarnos en una zona arbolada, un bosque de ribera que dulcifica el esfuerzo del caminante. El color verde es el que domina en este primer tramo y no es de extrañar, habida cuenta de la sonora presencia del arroyo de La Braña así como de las fuentes que nos encontramos.


El camino desemboca en una carretera local, por la cual transitamos durante unos minutos con cierta comodidad, pues no pasan vehículos y apenas hay desnivel. Aprovechamos para contemplar los picos del cordal de Casures por donde, no tardando, caminaremos. Al llegar a la zona conocida como La Tornera, abandonamos el asfalto: un tramo hormigonado nos anuncia un nuevo tramo de ascensión. A medida que ganamos altura, surgen ante nuestros ojos las siluetas de Tuilla y de Carbayín, en el vecino concejo de Siero.

En las proximidades de El Ceacal, tomamos de nuevo la carretera. En esta ocasión, el tramo es más corto, pues no tardamos en tomar un desvío que, bordeando unas viviendas custodiadas por unos ruidosos perros, ascenderemos por un sendero en busca del pico de El Ceacal. Tras recorrer el último tramo poblado por unos helechos que nos llegan más arriba de la cintura, alcanzamos el denominado Mirador del Peruano desde donde podremos contemplar unas vistas excepcionales de buena parte del centro de la región: el pico Fario, al noreste; la sierra del Naranco, al noroeste; la sierra del Aramo, al oeste...


Estamos en un lugar estratégico. No en vano el cercano pico La Rina es el vértice de unión de los concejos de San Martín del Rey Aurelio, Siero y Langreo, cuya capital contemplamos con total nitidez.


Llegados a las proximidades del pico Llamadera, que con sus 699 metros es el de mayor altitud de todo el recorrido, cambiamos de dirección y también de cordal. A partir de aquí ponemos rumbo al suroeste, siguiendo el perfil del cordal de Llorinte. En este tramo podemos observar los primeros frutos de la repoblación forestal que HUNOSA ha llevado a cabo recientemente. Si dejamos actuar a la naturaleza, no tardando la zona que rodea a las pequeñas lagunas que allí se encuentran se convertirá en un lugar de gran atractivo paisajístico.

Estamos caminando por la línea de unión de Langreo y San Martín del Rey Aurelio como bien podemos comprobar de tanto en tanto, cuando a nuestra izquierda se dibujan los perfiles de los edificios que se agrupan a la orilla del Nalón a su paso por El Entrego. De todas formas, la imagen que será más habitual de aquí hasta el final es la de Tuilla que encontramos a nuestra derecha de forma persistente.


Poco después de alcanzar la zona conocida como La Xigal, el camino gira a la derecha bordeando una instalación ganadera. Iniciamos el descenso adentrándonos en una zona boscosa en dirección a Las Molineras. Es un tramo similar al del inicio: un tupido bosque en el que predominan los castaños, algunos bastante longevos. Casi al final de la bajada alcanzamos el asfalto, que ya hacía un tiempo que no pisábamos.


Estamos en Baeres y toca ahora caminar unos metros por carretera hasta la próxima desviación que nos llevará por sendero ascendente hasta las proximidades de La Braña, inicio y final de nuestro recorrido.

========================



========================

Algunas cosas más del concejo de Langreo

El yantar d´Aldea
Museo de la siderurgia


=========================================================================


Últimas rutas publicadas:




========================
Google