martes

Valdediós: el valle elegido

Villaviciosa, Valdediós, vista generalMucho antes de recibir este divino nombre, el lugar era conocido como Boiges o Boigues. Es un valle tapizado de bosques y pastizales, regado por las aguas del arroyo Asta y protegido por la sierra costera. Un paisaje de gran belleza que cautivó de tal manera a Alfonso III, que allí mandó construir una residencia palatina,lugar de retiro y cobijo para su ancianidad.
Quien a lo postre se convirtió en el último rey de la Monarquía Asturiana no fue el único en quedar cautivado por paisaje tan idílico, pues tres siglos después el Cister decidió que aquel era un escenario idóneo para sus fines y allí construyó un convento. A partir de entonces empezó a ser conocido como Valle de Dios.

Desaparecido el palacio de Alfonso III, el visitante que acude a Valdediós puede admirar dos joyas de la arquitectura asturiana: la iglesia prerrománica de San Salvador y el conjunto arquitectónico del monasterio de Santa María.

Iglesia de San Salvador
Según consta en una inscripción que se conserva en el lugar, el templo fue consagrado en el año 893 en una magna ceremonia en la que participaron siete obispos. Es, por tanto, una de las últimas muestras del arte asturiano; la última, en todo caso,  de las grandes obras del prerrománico asturiano que han llegado hasta nosotros. De ahí su importancia, pues la iglesia, conocida popularmente como «El conventín»,  de una parte refleja un  compendio de la evolución arquitectónica  del arte asturiano; de otra, incorpora aportaciones de nuevos estilos constructivos que se están desarrollando en otros lugares de la península. En 1931 fue declarada Monumento Nacional; en 1985  la UNESCO la incluye en la lista del Patrimonio Mundial junto al resto de edificios del arte asturiano: «un estilo innovador de arquitectura prerrománica que desempeñaría, más tarde, un importante papel en el desarrollo de la arquitectura religiosa de toda la Península.»

Villaviciosa, Valdediós, iglesia de San Salvador
Si observamos con cierta atención la fachada occidental —además de constatar que la arquitectura asturiana  ha ido ganado altura, se ha hecho más esbelta y proporcionada— podremos intuir la estructura interna de la iglesia: una planta basilical con tres naves, siendo la central  más ancha y de mayor altura que las laterales, como bien nos indican los contrafuertes.

Villaviciosa, Valdediós, iglesia de San Salvador, fachada sur
En la fachada sur encontramos una de las peculiaridades del templo: el llamado pórtico real. Anexo al edificio principal, tiene planta rectangular y alberga interesantes celosías en los que se constata la influencia del arte califal.

Villaviciosa, Valdediós, iglesia de San Salvador, cabecera
En la cabecera se sigue el esquema habitual del arte asturiano: recta,  tripartita y con una habitación o cámara sobre la capilla central. La novedad radica en  la tipología de la ventana que se abre en esta cámara superior. Los arcos de herradura y el alfiz que la enmarca son nuevas muestras de la influencia califal presentes en el edificio.

Villaviciosa, Valdediós, iglesia de San Salvador, fachada norte
La mayor altura de la nave central posibilita la construcción de ventanas, por las que penetra luz en cantidad suficiente para que la decoración pictórica de las paredes alcanzara el mayor esplendor. 


Monasterio de Santa María


Villaviciosa, Valdediós, monasterio de Santa María, exterior
Fundado por iniciativa de la Orden del Cister en los primeros años del siglo XIII, el monasterio sufrió diversas modificaciones a lo largo de sus ochocientos años de azarosa historia. Unas veces para realizar labores de ampliación, otras para hacer frente a los efectos de incendios o inundaciones, lo cierto es que en la actualidad de la obra primitiva tan sólo permanece en pie la iglesia monacal. El resto, son construcciones posteriores.

Villaviciosa, Valdediós, monasterio de Santa María, iglesia, nave central
El edificio tiene planta de cruz latina, con tres naves con arcos apuntados y crucero. En la cabecera se disponen tres ábsides semicirculares, siendo el central de mayores dimensiones.

Villaviciosa, Valdediós, monasterio de Santa María, iglesia, pórtico
En el siglo XVII se añadió un pórtico ante la fachada occidental, pero afortunadamente se respetaron las tres puertas románicas existentes.

Villaviciosa, Valdediós, monasterio de Santa María, iglesia, portada
A pesar de la importancia que tuvo esta edificación monacal, la decoración de Santa María es muy sobria, como podemos observar en la imagen de esta portada. Trazos geométricos en las arquivoltas; hojas y tallos, muy esquematizados, en los capiteles. El Cister, que condena todo lujo y ostentación que pueda distraer la atención de los fieles, pretende alcanzar la pureza a través de  la limpieza constructiva. 

Villaviciosa, Valdediós, monasterio de Santa María, hospedería
En el siglo XVI llegan a Valdediós nuevas influencias estilísticas. Se construye  la planta baja del claustro, la sacristía y la hospedería, entre otros espacios.

========================

Algunas cosas más del concejo de Villaviciosa

Villaviciosa, estatua de Carlos I
Villaviciosa: tras la huella del emperador
Villaviciosa, ría de Villaviciosa
Ruta de la ría de Villaviciosa


========================

Propuestas



Otros lugares de interés

==================================================================