lunes

Senda costera de Muros de Nalón

Aunque es uno de los más pequeños de Asturias, el concejo de Muros de Nalón llegó a desempeñar un importante papel en la economía regional merced a su estratégica situación en la desembocadura de ese mismo río, cuyo nombre incorpora en su denominación oficial.
Por el puerto de San Esteban salía el carbón arrancado en las cuencas. Hasta allí lo llevaban las chalanas, aquellas barcas que surcaban el Nalón para dejar en la misma orilla del mar la negra carga. Más tarde, serán los vagones del ferrocarril Vasco-Asturiano los que se encarguen del transporte.

Es un concejo pequeño y relativamente reciente, pues no será hasta mediados del siglo XIX cuando se constituya como Ayuntamiento independiente. Pravia, perdió entonces su salida al mar, y Muros se convirtió en un nuevo concejo marítimo, cuya fachada litoral, que discurre entre las playas de El Garruncho, en la misma desembocadura del Nalón, y la de Aguilar, os proponemos recorrer.


Características
  • Tipo: lineal
  • Dificultad: ▲▲▲▲
  • Desnivel: 120 metros
  • Itinerario: playa de El Garruncho - Mirador del Espíritu Santo - playa de Cazonera - Alto Las Llanas - playa de Aguilar - Alto Las Llanas - playa de Cazonera - Mirador del Espíritu Santo - playa de El Garruncho
  • Señalización: buena
  • Sendero homologado: forma parte del G.R. E-9
  • Distancia: algo más de nueve kilómetros
  • Duración: alrededor de tres horas y media

Situación y distancias


Distancias por carretera a Muros de Nalón, capital del concejo del mismo nombre


Pulsa en la imagen para aumentar su tamaño


Cómo llegar al punto de partida. Desde la capital del concejo, nos dirigimos hacia San Esteban de Pravia. Una vez allí continuamos carretera adelante hacia la desembocadura del Nalón. Al final encontraremos un amplio aparcamiento donde podremos dejar nuestro vehículo. Habremos llegado a la playa de El Garruncho, inicio de la senda (ver mapa).




Hay quien llama a esta ruta «la de los miradores», y lo hacen con toda la razón pues hay varios a lo largo del recorrido; otros, como «la de las escaleras» y también la tienen, pues la inicies por donde la inicies nadie te salva de ascender más de doscientos escalones.



Claro está que la subida compensa. A medida que vas ganando altura, las cosas van empequeñeciendo y las panorámicas, preciosas, se van haciendo más completas. Primero, la playa de El Garruncho, protegida por la escollera que da salida al Nalón; luego, todo el litoral oriental hasta la isla de Deva, con la playa de los Quebrantos, en primer término, y el playón de Bayas, al final.





Terminada la subida, llegados al mirador del Espíritu Santo, podremos contemplar también la costa occidental de Muros de Nalón, alcanzando hasta la playa de Aguilar, nuestro punto de destino, y aun la del concejo limítrofe de Cudillero, llegando a divisar el faro Vidio.





Una de las peculiaridades de las sendas costeras asturianas es que no faltan las subidas y bajadas. Caminamos por la rasa, descendemos hasta una playa, ascendemos de nuevo a la rasa... y así una y otra vez. Tampoco son inhabituales los tramos que discurren por bosquetes de pinos y eucaliptos. La de Muros no es una excepción; abundan los pinos, los eucaliptos y, de vez en cuando, los laureles aparecen en los bordes del camino. Así sucede en las proximidades del mirador La Atalaya, colgado sobre la playa de Cazonera.

Durante casi un kilómetro, el sendero intentará seguir la silueta de La Cazonera, acercándose y alejándose del borde del acantilado. Atravesamos nuevos bosquetes; salvamos un arroyo por un puente de madera y alcanzamos el denominado Alto Las Llanas. El camino prosigue durante un pequeño tramo en dirección sur para iniciar luego un descenso de varios centenares de metros hacia la playa de Aguilar, que ya tenemos a la vista.

En los tramos de mayor pendiente, el sendero discurre por escalones que algunos prefieren eludir, caminando por el borde de la escalera. Sea como sea, el desnivel es el que es; y ahora se baja y luego habrá que subirlo. La Naturaleza tiene estas cosas. El corazón lo agradecerá.

Llegamos. Mejor dicho, estamos llegando. Allí abajo está la playa de Aguilar, la más conocida de Muros de Nalón y una de las más apreciadas por nativos y visitantes.



Situada en un lugar resguardado, al fondo de una ensenada, ciertamente la de Aguilar es una playa con muchos atractivos. Con todo, creemos que uno de los mayores se encuentra en los aledaños: la playa de Xilo, de la que sólo está separada por la punta de El Castiello.

Una preciosidad que tendremos de nuevo ocasión de contemplar desde lo alto cuando iniciemos el camino de regreso. Ventajas de las escaleras: nos permiten contemplar maravillas como ésta.

========================



=========================================================================


Últimas rutas publicadas:

- - - MÁS  RUTAS - - -
========================