lunes

Villaviciosa: tras la huella del emperador

Villavicosa, estatua de Carlos IProcedente de su Flandes natal, el 19 de septiembre de 1517 desembarca en Villaviciosa el rey Carlos I para hacerse cargo de los reinos de Castilla, que hereda de su padre Felipe el Hermoso, y Aragón, herencia de su abuelo Fernando el Católico.

«Amados y fieles nuestros. Por vuestro contentamiento vos fazemos saber que hoy, día de la data desta, con ayuda de Dios, Nuestro Señor, havemos llegado muy bueno, sano y alegre con toda nuestra armada a este puerto de Villaviciosa en Asturias. Luego provehed que en las yglesias y monesterios dessa ciudad se fagan muchas gracias a Dios por ello. Data en Villaviciosa, a XVIIII de setiembre del año mil DXVII. Yo el Rey.»

Llega acompañado de un séquito de nobles flamencos entre los que se encuentra su consejero Guillermo de Croy, y se aloja junto a su hermana Leonor en la casa de Rodrigo de Hevia, a la sazón canónigo de la catedral de Oviedo.

Villaviciosa, casa de Rodrigo de Hevia, fachada principal Villaviciosa, casa de Rodrigo de Hevia, fachada posterior

Tras cuatro días de estancia en la villa, el rey parte en busca del reconocimiento de castellanos y aragoneses. Dos años después hereda las posesiones de la Casa de Habsburgo y es proclamado emperador.
Villaviciosa, escudo
No cabe duda de que aquella visita dejó honda huella en la historia del lugar (hasta el punto de que, en algún momento no bien precisado, el Ayuntamiento de Villaviciosa decidió adoptar el escudo del emperador como insignia del concejo), pero la historia de la villa no comienza, ni mucho menos, en ese momento, pues sus orígenes datan de los tiempos de Alfonso X, quien a finales del siglo XIII otorgó carta de fundación a la Pobla de Maliayo, que, no tardando, pasó a ser ya conocida como Villaviciosa («villa fértil»).
Se construye una muralla, de la que aún se conserva un pequeño tramo, y se edifica la iglesia parroquial.



Villaviciosa, iglesia de Santa María de la Oliva
Iglesia de Santa María del Concejo
Construida a finales del siglo XIII o en los primeros años del XIV, la iglesia, que también es conocida como Santa María de la Oliva, es un edificio de transición, en el que se mezclan elementos del románico y el gótico.
Tiene planta rectangular, de una sola nave, y sus muros están construidos con sillares bien labrados. Está cubierta con estructura de madera vista. De las tres portadas con que cuenta, la del oeste es la de mayor interés: presenta
un rosetón calado, cuatro arquivoltas y capiteles historiados con figuras zoomorfas y antropomorfas.


Villaviciosa, tramo de la muralla medieval
Muralla medieval
La carta puebla otorgada por Alfonso X, autoriza a los pobladores de la nueva villa a hacer mercado los miércoles y a erigir muralla. Del primitivo recinto, que contaba con cuatro puertas (la del Puente, la del Mercado, la del Cañu y la de las carnicerías) y aún se mantenía en pie a finales del XVIII, tan sólo se conserva un pequeño tramo.

En los primeros años del XVI, precisamente cuando Carlos I pone su pie en ella, no vive la villa su mejor momento. A las luchas nobiliarias que habían llevado la inseguridad a la puebla, modificando la fisonomía urbana con la construcción de varias casas-torre con finalidad defensiva, se sumó el desastre ocasionado por un voraz incendio que tuvo lugar en 1484 y que acabó con la mayor parte de sus edificaciones.

Villaviciosa, palacio de los Valdés
Palacio de los Valdés
De la huella dejada por estos turbulentos años de finales de la Edad Media tenemos alguna muestra, como este Palacio de los Valdés, construido a principios del XIX, aunque su origen se remonte a una casa-torre medieval reformada en el siglo XVI. El edificio tiene planta rectangular, tres pisos bajo la gran cubierta de madera y, sobre ésta, un espacio abuhardillado con dos ventanas.

Casonas y palacios del siglo XVII y XVIII
En el siglo XVII se produce un gran cambio en la villa, transformándose por completo el panorama urbanístico de la misma, apareciendo nobles casonas y palacios, de las cuales en la actualidad se conservan buena parte, como bien podrá observar el visitante que atentamente pasee por su casco histórico:


Villaviciosa, palacio de Estrada
Palacio de Estrada


Villaviciosa, palacio de los Balbín de la Calle
Palacio de los Balbín de la Calle

Villaviciosa, palacio de Posada
Palacio de Posada

Villaviciosa, palacio de Busto
Palacio de Busto


Villaviciosa, casa natal de José Caveda y Nava
Casa natal de José Caveda y Nava
Es una construcción de finales del XVIII, con dos fachadas claramente diferenciadas. En la principal, que está construida con sillares bien labrados, dispone en la planta baja de tres grandes puertas adinteladas; en la superior destaca un balcón con amplio voladizo, un gran escudo y la placa que el Ayuntamiento dedicó a su insigne hijo «íntegro repúblico y sabio académico».


Villaviciosa, casa del Arcediano
La Fábrica o Casa del Arcediano
El edificio que hoy alberga una instalación hotelera, fue mandado construir en los años veinte del pasado siglo por el indiano D. Corripio González tras la demolición de una antigua fábrica de chocolate que se ubicaba en el lugar. El diseño se inspira en el estilo montañés como bien podemos comprobar en la preeminencia de las torres, el gran alero de madera o la diversidad de soluciones que se utilizan en los vanos.

Villaviciosa, plaza cubierta
Plaza cubierta
Siguiendo el ejemplo de otros mercados construidos con estructura de hierro en la región, en los primeros años del siglo XX se construye el edificio del Mercado de abastos, con diseño de Juan Miguel de la Guarda, arquitecto municipal de Oviedo. Tiene planta cuadrada, con una puerta en cada una de las fachadas. La estructura metálica, construida por la sociedad Duro Felguera, soporta una cubierta a cuatro aguas con grandes claraboyas que dotan de gran luminosidad al interior.


Villaviciosa, Ayuntamiento
Ayuntamiento
Cuando el siglo XIX finalizaba, el Ayuntamiento de Villaviciosa decidió el traslado de sus dependencias situadas en un antiguo edificio del siglo XVII situado en la calle del Sol a otro de nueva construcción. Tras varias tentativas, en 1902 encomendó la dirección de las obras al arquitecto local Antonio Suardíaz Valdés. Cuatro años más tarde, la nueva Casa Consistorial quedó terminada. Es un edificio de planta cuadrangular con dos plantas. La inferior está estructurada a partir de una amplia arquería. En la superior, se dispuso un balcón sobre cada uno de los cinco arcos. Su fachada principal está rematada por la Torre del Reloj.
Villaviciosa, escuelas graduadas
Escuelas graduadas
Obra también de Antonio Suardíaz, las Escuelas Graduadas fueron construidas en 1925 en el mismo solar que en otro tiempo albergó la cárcel del Partido y, mucho más atrás, un hospital de peregrinos. Horizontalmente se estructura en tres cuerpos bien diferenciados, quedando el central retrasado con respecto a los laterales.


========================



========================

Algunas cosas más del concejo de Villaviciosa

Villaviciosa, vista de la ría
Ruta de la ría de Villaviciosa
Villaviciosa, Valdediós
Valdediós, el valle elegido

Villaviciosa, Sietes
Sietes
Villaviciosa, sidrería El Cañu
Sidrería El Cañu






========================

Otras propuestas


Otros lugares de interés

==================================================================