jueves

Santa María de Bendones

Oviedo, iglesia de Santa María de BendonesResulta un tanto sorprendente que, sabiendo como se sabía de la existencia de una iglesia prerrománica en el lugar, pues así consta en una escritura de 905 por la que el rey Alfonso III dona a la catedral de Oviedo, entre otros edificios, «la villa e iglesia de Santa María de Bendones», hubiera que esperar hasta mediados del siglo XX para que sea identificada como tal. En fin...

Será Joaquín Manzanares quien en 1954, tras un detallado estudio de las ruinas en que se había convertido la iglesia tras el incendio sufrido en agosto de 1936, llegue a la conclusión de que aquel era el edificio, la iglesia que Alfonso III había donado a la mitra ovetense en los primeros años del siglo IX.

La iglesia, cuya reconstrucción se llevó a cabo a finales de la década de los cincuenta del pasado siglo, se encuentra en Bendones (ver mapa), parroquia ovetense situada a unos seis kilómetros de la capital, Oviedo, iglesia de Santa María de Bendones, fachada esteen una desviación de la carretera que la comunica con la localidad de Tudela Veguín.


La reconstruida Santa María de Bendones tiene una sola nave, con tres capillas en la cabecera, siendo la central la única con constancia cierta de contar con bóveda de cañón por cubierta.




A los pies presenta otros tres recintos: el central con función de pórtico y los laterales, presentes también en otras iglesias de la época, presumiblemente para alojamiento de peregrinos. Al norte y sur de la nave y comunicadas con ésta, se adosan dos nuevas estancias que, presumiblemente, tendrían función de sacristías.


Oviedo, iglesia de Santa María de Bendones, pórtico Oviedo, iglesia de Santa María de Bendones, pórtico

Oviedo, iglesia de Santa María de Bendones, pórtico Oviedo, iglesia de Santa María de Bendones, fachada norte
En cuanto a la cubierta, parece ser que, con la salvedad de la capilla central y quizás también las laterales, era de madera, de ahí que no quedara rastro tras el incendio del treinta y seis.

Oviedo, iglesia de Santa María de Bendones, ventana trífora
En las labores de reconstrucción, se incluyó encima de la capilla central una estancia sin acceso directo, presente en San Julián de los Prados, San Tirso y otros edificios de la época, habida cuenta de la aparición de buena parte de los restos de una ventana con tres huecos separados por columnillas (ventana trífora).

Señalar por último que, tal y como se puede observar en las fotografías, los arcos que se conservan son de medio punto y realizados con ladrillo, lo cual era habitual en las construcciones de la época de Alfonso II, una prueba más para quienes defienden su inclusión entre los edificios erigidos por el citado rey de la monarquía asturiana.

>========================


Algunas cosas más  acerca del prerrománico asturiano


Oviedo, Santa María del Naranco SANTA MARÍA DEL NARANCO. A unos tres kilómetros del centro de Oviedo, en la ladera sur del monte Naranco, se alza esta joya del prerrománico que el rey Ramiro I mandara construir hace más de mil ciento cincuenta años, para mayor gloria del Reino de Asturias. El edificio, concebido originariamente como residencia palaciega...



Oviedo, San Pedro de Nora SAN PEDRO DE NORA. En un precioso lugar, teñido de bucólico verdor y envuelto en transparente sosiego, a la vera de las fluviales aguas que por esta zona se empeñan en ir dibujando el lindero que une las tierras del concejo de Las Regueras con las de Oviedo, hallamos la iglesia de San Pedro de Nora, cuyas piedras se levantaron por primera vez hace...



Villaviciosa, Valdediós VALDEDIÓS: EL VALLE ELEGIDO. Es un valle tapizado de bosques y pastizales, regado por las aguas del arroyo Asta y protegido por la sierra costera. Un paisaje de gran belleza que cautivó de tal manera a Alfonso III, que allí mandó construir una residencia palatina, lugar de retiro y cobijo para...



Oviedo, San Julián de los Prados SAN JULIÁN DE LOS PRADOS: EL COLOR DEL PRERROMÁNICO. Aunque no conocemos el año de su construcción, sí sabemos que lleva en pie más de mil ciento setenta años. A pesar de su longeva edad y de la agresión constante que para sus piedras suponen los miles de vehículos que transitan a diario por las proximidades, sigue siendo una de las joyas del prerrománico asturiano...



========================