jueves

Santa María del Naranco

Santa María del Naranco, norte
A unos tres kilómetros del centro de Oviedo, en la ladera sur del monte Naranco, se alza esta joya del prerrománico que el rey Ramiro I mandara construir hace más de mil ciento cincuenta años, para mayor gloria del Reino de Asturias. El edificio, concebido originariamente como residencia palaciega, fue declarado —junto al resto de construcciones del perrománico asturiano— Patrimonio Mundial de la Humanidad por la Unesco en diciembre de 1985.

Cómo llegar
Una vez en Oviedo, el camino no tiene pérdida, pues abundan los indicadores que nos conducen al aparcamiento habilitado en las inmediaciones. Desde el aparcamiento una senda peatonal, que en suave ascenso va bordeando las tierras de labor, nos lleva hasta la ladera donde se ubica.

Santa María del Naranco, suroeste Santa María del Naranco, oeste














La primera visión que nada más salir del sendero tenemos del edificio —aunque no sea ni la más difundida ni, quizás, la más agraciada— es suficiente para comprender por qué después de casi doce siglos sigue cautivando a cuantos hasta aquí se acercan.

Santa María del Naranco, escaleras Santa María del Naranco, interior Santa María del Naranco, interior 2














Concebido como Sala Regia para ser utilizada en diversas actuaciones de gobierno, cuenta con dos plantas de la misma superficie (poco más de veinte metros de ancho por seis de ancho). La inferior tiene tres estancias con entradas independientes. En la superior, a la cual se accede por una escalera de doble vertiente adosada a la fachada norte, encontramos una gran sala central flanqueada por dos miradores.

Santa María del Naranco, fachada oeste Santa María del Naranco, ventana















En la gran sala de la planta superior es de destacar la bóveda de cañón con arcos fajones que se apoyan en la arquería ciega; también la decoración escultórica: sogueado en el fuste de las columnas, fajas verticales y unos sorprendentes medallones que algunos consideran de inspiración bizantina.

Santa María del Naranco, relieve Santa María del Naranco, bóveda

Santa María del Naranco, sogueado


========================


========================



Algunas cosas más  acerca del prerrománico asturiano


San Julián de los Prados SAN JULIÁN DE LOS PRADOS: EL COLOR DEL PRERROMÁNICO. Aunque no conocemos el año de su construcción, sí sabemos que lleva en pie más de mil ciento setenta años. A pesar de su longeva edad y de la agresión constante que para sus piedras suponen los miles de vehículos que transitan a diario por las proximidades, sigue siendo una de las joyas del prerrománico asturiano...



San Pedro de Nora SAN PEDRO DE NORA. En un precioso lugar, teñido de bucólico verdor y envuelto en transparente sosiego, a la vera de las fluviales aguas que por esta zona se empeñan en ir dibujando el lindero que une las tierras del concejo de Las Regueras con las de Oviedo, hallamos la iglesia de San Pedro de Nora, cuyas piedras se levantaron por primera vez hace...



Valdediós VALDEDIÓS: EL VALLE ELEGIDO. Es un valle tapizado de bosques y pastizales, regado por las aguas del arroyo Asta y protegido por la sierra costera. Un paisaje de gran belleza que cautivó de tal manera a Alfonso III, que allí mandó construir una residencia palatina, lugar de retiro y cobijo para...



Santa María de Bendones SANTA MARÍA DE BENDONES. Resulta un tanto sorprendente que, sabiendo como se sabía de la existencia de una iglesia prerrománica en el lugar, pues así consta en una escritura de 905 por la que el rey Alfonso III dona a la catedral de Oviedo, entre otros edificios, «la villa e iglesia de Santa María de Bendones» hubiera...



========================
Otras propuestas
==================================================================