martes

Para disfrutar de las montañas del Paraíso

Recorriendo las montañas de AsturiasParece existir coincidencia en señalar la riqueza paisajística de Asturias como uno de sus principales atractivos, de ahí seguramente el éxito del ya clásico «Asturias paraíso natural». Sin remontarnos muy allá en el tiempo, ahí tenemos a Roberto Frasinelli, el Alemán de Corao, el cual, encandilado por la Montaña de Covadonga, desarrolló en la zona una intensa actividad montañera; o al conde de Saint- Saud y a Paul Labrouche, alpinistas franceses que a finales del XIX recorrieron los Picos de Europa de punta a punta, siendo los primeros en subir a alguna de sus cumbres más renombradas. Fue precisamente el temor a que sucediera lo mismo con el Urriellu, lo que impulsó a Pedro Pidal a acelerar sus planes, coronando, en compañía de Gregorio Pérez, el Cainejo, la mítica cima en el verano de 1904. Dos años después será el alpinista alemán Gustav Schulze quien lo consiga. A partir de entonces, el número de quienes intentan emular las hazañas de estos pioneros irá en progresivo aumento y ello será posible gracias a dos factores principales: por un lado, la implantación de la jornada de descanso obligatorio y, por otro, la creciente divulgación del naciente deporte que se realiza desde las páginas de periódicos y revistas.

Recorriendo las montañas de Asturias
En efecto, a lo largo de las dos primeras décadas del siglo XX vamos a asistir al inicio de un irrefrenable proceso de popularización del montañismo que, por lo que respecta a Asturias, ha llegado a alcanzar unas cotas inimaginables por entonces no solo en el aspecto estrictamente deportivo, sino también en el económico, pues a nadie se le escapa que la montaña asturiana se ha convertido en uno de los principales atractivos del turismo regional. Algunas de nuestras rutas más emblemáticas, algunas de nuestras montañas más conocidas, y aún otras no tan conocidas, se encuentran hoy transitadas por numerosos visitantes atraídos por una oferta turística ligada a las actividades desarrolladas en el medio natural.

Recorriendo las montañas de AsturiasCreemos que no hace falta buscar muchas explicaciones para afirmar que el libro de montaña ha jugado un proceso muy importante en este proceso de popularización del montañismo. Y libros sobre las montañas de Asturias hay; y muy buenos. Algunos son ya clásicos, como 50 Excursiones selectas de la Montaña Asturiana, de José Luis Somoano y Erik Pérez, habitual en las mochilas de muchos montañeros. Otros, como el que os presentamos hoy aquí, una verdadera joya. Se trata de Recorriendo las montañas de Asturias, de Lorenzo Sánchez Velázquez.

Recorriendo las montañas de Asturias
¿Qué tiene este libro de especial? Basta con observar las imágenes que acompañan al texto para apreciar su cualidad más importante: las 196 fotografías panorámicas que se incluyen llevan superpuesto el nombre de los montes, valles, pueblos y demás accidentes geográficos que se divisan desde la cima de cada una de las montañas, para que el disfrute de las vistas sea mucho más completo.

Pero si el libro ya merecería la pena por las fotografías, además incluye toda la información necesaria para realizar cada una de las rutas propuestas, pues incluye datos de alturas, desniveles, perfiles, itinerarios, duración y dificultad, obtenidos mediante GPS y altímetro.





Segundo tomo

En enero de 2010 se publicó la primera parte, que incluía 40 rutas repartidas por toda la geografía asturiana dentro de los parques naturales regionales y del Parque nacional. Recorriendo las montañas de Asturias II completa el anterior con montañas emblemáticas que, por uno u otro motivo, no tuvieron cabida en el primero. Señalar que las grandes cimas de los parques naturales de Redes y Ponga se describen en sus páginas. Así, en Redes, encontraremos los picos Retriñón, Torres, Cantu l´Osu, Maciédome (Pandona), Tiatordos y Remelende; mientras que en Ponga están Peña Salón y la famosa pareja de Ten y Pileñes, entre otros.

==================================================================