domingo

Casa Manuela

Llega la hora de comer; hay que elegir un lugar. ¿Por qué no habré preguntado? Echas en falta esa recomendación amiga que no te suele fallar; tampoco te vale lo de «allí donde veas camiones, es que se come bien». No te queda otra que optar. Y no siempre sale bien; al menos no tan bien como para recomendarlo.

Así que, si no quieres verte en una de éstas, toma nota de la casa de comidas que hoy te presentamos. Si algún día te acercas a Bimenes, bien para ascender a Peña Mayor desde Melendreros, bien para recorrer la Ruta de los Molinos, o, simplemente, porque hoy es hoy y te apeteció llegarte hasta este concejo de la comarca de la sidra, en casa Manuela podrás comer bien y, además, podrás contarlo.



Casa Manuela
Calle La Vega, 93- San Julián
Bimenes
Teléfonos: 985 704 802



En nuestro caso, llevábamos alguna idea previa, aunque un tanto confusa, pues, al parecer, el local había cambiado de dueños y... Bueno, había que probar. Lo primero que nos llamó la atención, tanto como para hacernos entrar, fue el menú que se anunciaba a la puerta, que resultaba bastante sugerente. Vamos que no era aquello de ensalada mixta (seguramente con lechuga iceberg) y bacaladinas con patatas fritas. No. La minuta era más atractiva que todo eso.













Una vez dentro, nos afianzamos en la idea de que los propietarios quieren agradar a sus comensales: el comedor es un local espacioso, para comer sin apretujones, y la camarera no tarda en traerte un aperitivo.

Bueno, vayamos ahora al asunto del condumio. Empecemos diciendo que atraídos como estábamos por el menú que nos ofrecían, ni siquiera pedimos la carta. Así que tenéis que conformaros con estos cuatro platos de muestra.













De primero, Fabada (deliciosa) o Repollo relleno (muy buenos, pues eran dos piezas, aunque una de ellas desapareció antes de que la cámara fotográfica hiciera acto de presencia).













De segundo, Lomo asado en salsa de sidra o Lenguado en salsa marinera. Más sabroso la carne que el pescado en opinión de los comensales.

A la hora de los postres, si no os habéis dejado tentar por la gula en demasía, los llambiones tendréis ocasión de deleitaros con la Tarta de la casa. Luego toca el café, incluido también en el precio del menú, y la perorata sobre cómo estuvo la comida.


=========================================================================

OTROS ENLACES REFERIDOS A GASTRONOMÍA


===========================================